Sueño de una noche de verano, de Manuel Sabas

La pantalla sueña con el abanico.

El abanico sueña con el ventilador.

El ventilador sueña con el aire acondicionado.

El acondicionador sueña con la cámara frigorífica.

El frigorífico sueña con el freezer.

El freezer sueña con el témpano.

El témpano polar no sueña: hace demasiado frío.

2 comentarios to “Sueño de una noche de verano, de Manuel Sabas”

  1. Uff con el incorformismo…
    Genial y refrescante.

  2. Nunca había pensado en los aspectos positivos de “no soñar”… en ser pura materialidad… ¿tendrá que ver con el “inconformismo” del que habla Mily? ¿Piedras y témpanos inconformes? Loquísimo… Qué bueno el verano…!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: